Cuarentena archivos - Nobis cobertura médica

¿Me puedo vacunar contra la gripe y el Covid-19?

5 abril, 2021

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria muy contagiosa, por lo que fue incluida en Calendario Nacional de Vacunación para grupos de riesgo, y está disponible de manera gratuita para estos.

En el marco de la pandemia de Covid-19, los que pertenecen a los grupos de riesgo deben aplicarse la vacuna contra la gripe como una medida especial de cuidado.

Los grupos de riesgos son las embarazadas, niños de 6 a 24 meses, adultos mayores de 65 años y Personal de salud, personas de 2 años a 64 años que presenten enfermedades respiratorias y cardíacas, obesidad, diabéticos, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos (y sus convivientes), trasplantados, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses

La Organización Mundial de la Salud recomienda la vacunación contra Covid-19 como forma de prevención primaria fundamental para limitar los efectos sanitarios y económicos de la pandemia, para ayudar a reducir la circulación de la enfermedad, las hospitalizaciones y muertes relacionadas con el Covid-19, y ayudar a restablecer de manera gradual una nueva normalidad

Al comienzo de este  plan de vacunación, algunos grupos van a tener prioridad sobre otros según su exposición a la enfermedad, según  las funciones estratégicas que tengan o por los riesgos que presenten.

Si esta en lista de espera para colocarse la vacuna anticovid pero no tiene una fecha definida, se recomienda que se aplique la vacuna antigripal y luego dejar pasar 15 días para la del Covid-19; si tiene turno para la vacuna anticovid debe darle prioridad a esta y luego de 15 días de completar el esquema de 2 dosis recién colocarse la antigripal.

Existen situaciones especiales en los que ya padecieron Covid-19 o recibieron tratamiento con plasma, etc.  que deben ser consultados con su médico.

Dra. Florimonte Romina
MP 36751
Clínica de la Concepción

Regreso a la escuela en el contexto de la pandemia: Recomendaciones para padres y niños

11 marzo, 2021

El regreso escolar de forma presencial resulta movilizador para los niños y padres que deben adaptarse a una nueva rutina educativa en el contexto de la pandemia por Covid-19.

Estamos conscientes de la necesidad de que los niños regresen a clases ya que es vital para su aprendizaje y desarrollo, pero este regreso al colegio, debe realizarse extremando medidas sanitarias para evitar la propagación de la enfermedad.

Para ello distintos organismos nacionales e internacionales como la OMS, la UNESCO, la Sociedad Argentina de Pediatría entre otros, han presentado recomendaciones dirigidas a padres, niños y comunidad educativa.

Aquí exponemos un breve resumen de esas recomendaciones y puntos a considerar:

  1. HABLE CON SUS HIJOS: Seguramente usted ya habrá hablado sobre la pandemia y posiblemente el tiempo en casa haya generado muchas emociones y un sentido de seguridad que puede verse afectado al volver al colegio. Una conversación tranquila sobre lo que están entendiendo y como se sienten al respecto, es necesaria para reforzar la importancia de los protocolos y evitar ansiedad en los niños.
  2. USO DE MASCARILLA: todos los niños mayores de 2 años y los adultos deben usar mascarilla de tela que cubran la nariz y la boca para evitar la propagación del virus.
    • Ten varias mascarillas de tela claramente etiquetadas para que use tu hijo.
    • Todos los días, dale a tu hijo una mascarilla limpia y una de repuesto además de una bolsita limpia y que pueda cerrarse para que ponga la mascarilla cuando no la esté usando (por ejemplo, durante las meriendas o el almuerzo)
    • Practica con tu hijo la manera correcta de ponerse y sacarse la mascarilla de tela, evitando tocar las partes de tela; recuérdale que debe limpiarse las manos antes y después de tocar la mascarilla.
    • Enséñale que nunca debe compartir ni cambiar sus mascarillas con las de otros niños.
  3. MANOS LIMPIAS: repase y practique técnicas correctas de lavado de manos en forma divertida, especialmente antes y después de comer, de estornudar, toser o ajustar la mascarilla.

Cuando no sea posible lavarse las manos, dile que use un desinfectante para manos como alcohol en gel. Enséñale que debe evitar tocarse los ojos, la nariz, y la boca.

  1. DISTANCIAMIENTO FISICO: es la medida de protección más importante frente a la infección. Esta deberá ser al menos de 1,5 metros. Esta medida puede resultar de difícil implantación, sobre todo con los niños más pequeños por lo que una buena medida es la de establecer grupos de convivencia que compartan espacio y todas sus actividades: educativas, de ocio y comedor. Habla con tus hijos y enséñale nuevas y divertidas formas de saludarse sin contacto.
  2. ENFERMO, QUEDATE EN CASA: consulte con su hijo cada mañana para detectar signos de enfermedad (fiebre, rinitis, tos, dolor de garganta, diarrea, vómitos, malestar en general). Si presenta signos NO DEBE ASISTIR A LA ESCUELA y debe consultar con su pediatra de cabecera o al centro de salud más cercano.
  3. RECUERDE LA IMPORTANCIA DE LOS PROTOCOLOS: Dentro del colegio los profesores y el personal estará pendiente de que los niños cumplan con los protocolos. Lavado constante de manos, tapabocas permanente y distanciamiento social, pero será más fácil para el niño asimilarlo si ya lo ha hecho en casa.

“El bienestar de los niños debe ser una prioridad para padres y maestros”

Dra. García Natalia
MP 29347
Clínica de la Concepción

Los síntomas del Dengue y Covid-19

17 febrero, 2021

Dengue

Es una enfermedad causada por un virus que se transmite por la picadura del mosquito Aedes Aegypti, existen 4 variantes (serotipos 1, 2, 3, 4), al infectarse con un serotipo confiere inmunidad permanente contra el mismo serotipo.

Es de habito domiciliario, o sea que se desarrolla en elementos que puedan contener agua, tachos, floreros, porta macetas, neumáticos, botellas, latas, etc; por lo que es muy  importante mantener todos los espacios del hogar limpios.

La enfermedad no se transmite vía oral, de persona a persona, vía sexual ni respiratoria, si puede transmitirse durante el embarazo y vía transfusional.

Puede cursar asintomática o con formas de variada intensidad de cuadros leves a graves que requieran internación, estos son más frecuentes en personas que se infectaron previamente con un serotipo y se infectan nuevamente con otro serotipo, aunque la infección primaria también puede asociarse a formas graves.

Comienza con una etapa febril con fiebre +38, dolor muscular, y articular, cefalea, dolor retroocular, erupción cutánea, petequias (prueba del torniquete +), dolor abdominal, diarrea.

Covid-19

Es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto recientemente.

Los síntomas principales son la fiebre, odinofagia, tos, dificultad respiratoria, cefaleas, mialgias, diarrea/vómitos, y pérdida de gusto y olfato.

Las medidas higiénicas son las más importantes para la prevención, lavado de manos con agua y jabón frecuente, uso de alcohol en gel, limpieza de superficies con alcohol al 70% o lavandina diluida, ventilar ambientes, no compartir mate, cubiertos, vasos, uso de barbijo, mantener distanciamiento social, ante síntomas sospechosos cumplir aislamiento ,avisar a los contactos estrechos y solicitar asistencia y orientación médica.

Es importante prevenir los contagios para evitar la enfermedad y las posibles secuelas y complicaciones en nuestra salud.

Dra. Florimonte Romina
M.P. 36751
Médica Clinica/Laboral
Clínica de la Concepción

Nutrición: cómo leer un rótulo de información nutricional

5 enero, 2021

La etiqueta de información nutricional indica qué contienen los alimentos que está comiendo. Además, nos ayuda a determinar si llevamos una dieta sana y equilibrada. Cada producto envasado o procesado debe tener una etiqueta. Algunos restaurantes también tienen información nutricional disponible. Estas etiquetas incluyen las cantidades de las siguientes áreas, enumeradas por porción y como un porcentaje del valor diario.

Aquí hay un ejemplo de lo que aparece en la etiqueta de información nutricional:

• Calorías 

• Grasa total 

• Grasas saturadas 

• Grasas trans 

• Colesterol 

• Sodio (sal) 

• Carbohidratos totales 

• Fibra dietética 

• Azúcares 

• Proteína

El camino hacia una mejor salud 

El tamaño de la porción es la primera información que aparece en la etiqueta. Hace referencia a la cantidad de comida que normalmente se come de una vez. El tamaño se mide en función de una medida básica del hogar, como piezas, tazas u onzas. Por ejemplo, una porción puede ser 7 papas fritas o 1 taza de cereal.

El tamaño de la porción es un factor importante en la dieta. Debe comparar la cantidad de ese alimento que normalmente come con el tamaño de la porción que figura en la etiqueta. Comer porciones grandes puede conducir al aumento de peso. Cuanto más grandes sean sus porciones, más calorías consumirá. Por ejemplo, la etiqueta puede indicar que el tamaño de una porción es 7 papas fritas. Si comés 14 papas fritas, estás consumiendo el doble de calorías y nutrientes.

La etiqueta también contiene una columna de porcentajes llamada porcentaje de valor diario. El valor diario compara la cantidad de un nutriente contenido en una porción de comida con la cantidad de ese nutriente que debe consumir en un día. Los porcentajes se basan en una dieta diaria de 2,000 calorías.

Tendrás que ajustar las cantidades si consumís más o menos de 2,000 calorías por día. Todas las personas tienen diferentes necesidades calóricas. Éstas dependen del género, la edad y el nivel de actividad.

Las calorías diarias se obtienen de lo que come y bebe. Una persona sana debe consumir nutrientes provenientes de los cinco grupos de alimentos básicos (frutas, verduras, granos, proteínas y lácteos). Algunos ingredientes, como las grasas saturadas y las grasas trans, no son saludables. Sólo debés comerlos en pequeñas cantidades. Una porción con 5 % o menos del valor diario es baja. Una porción con 20 % o más del valor diario es alta.

Aspectos a tener en cuenta 

No todos los nutrientes o ingredientes enumerados en una etiqueta son iguales. Algunos son mejores para usted y se deben consumir en mayor cantidad. Estos incluyen:

Fibra. La fibra ayuda al cuerpo a digerir los alimentos que come. También puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. Los alimentos son ricos en fibra si contienen 5 gramos o más por porción. Los hombres de 50 años o menos deben consumir al menos 38 gramos de fibra por día. Las mujeres de 50 años o menos deben consumir al menos 25 gramos de fibra por día. La fibra se encuentra en frutas, verduras y granos integrales. Busque las palabras «grano entero» en el envase y en la lista de ingredientes.

Vitaminas y minerales. Los principales tipos incluyen, vitamina A, vitamina C, calcio y hierro. La vitamina D y el potasio también son importantes. Hablá con tu médico sobre qué vitaminas y minerales necesitás y en qué cantidad.

Otros nutrientes resultan malos para nuestro organismo y se deben consumir en menor cantidad. Estos incluyen:

Grasas saturadas. Este tipo de grasa puede aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca y colesterol alto. Un adulto promedio debe consumir menos de 20 gramos de grasa saturada por día.

Grasas trans. Este tipo de grasa también aumenta su riesgo de enfermedad cardíaca. Idealmente, deberíamos ingerir 0 gramos de grasas trans por día. Tengamos en cuenta que las compañías pueden enumerar 0 gramos si el producto contiene menos de 0.5 gramos de grasas trans por porción. Esto significa que nuestra comida puede tener grasas trans, incluso si la etiqueta nutricional dice 0.

Consultá la lista de ingredientes para saber si un producto contiene grasas trans. Estas grasas incluyen cualquier aceite vegetal hidrogenado. Las grasas trans a menudo se encuentran en productos horneados, alimentos fritos, bocadillos y margarinas.

Colesterol. Intentar consumir menos de 300 miligramos de colesterol por día. Si tenés una enfermedad cardíaca, debemos consumir menos de 200 miligramos por día.

Salud mental: cómo mantener su salud emocional

La salud emocional es una parte importante de la salud general. Las personas que son emocionalmente saludables tienen el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Son capaces de hacer frente a los desafíos de la vida. Pueden mantener los problemas en perspectiva y recuperarse de los contratiempos. Se sienten bien con ellos mismos y mantienen relaciones saludables.

Ser emocionalmente saludable no significa que uno sea feliz todo el tiempo. Significa que se es consciente de sus emociones. Podemos lidiar con ellas, ya sean positivas o negativas. Aquellas personas sanas emocionalmente también sienten estrés, enojo y tristeza. Pero saben cómo manejar sus sentimientos negativos. Pueden saber cuándo un problema es más de lo que pueden manejar solos. Y también saben cuándo buscar ayuda de su médico.

La investigación muestra que la salud emocional es una habilidad. Hay pasos que todos podemos seguir para mejorar nuestra salud emocional y ser más feliz.

El camino hacia una mejor salud 

La salud emocional nos permite trabajar de manera productiva y lidiar con el estrés de la vida cotidiana. Puede ayudarnos a alcanzar nuestro máximo potencial. Nos ayuda a trabajar con otras personas y contribuir a la sociedad.

También afecta a la salud física. Diferentes investigaciones muestran un vínculo entre un estado mental optimista y signos físicos de buena salud. Estos incluyen una presión arterial más baja, un menor riesgo de enfermedad cardíaca y un peso más saludable.

Hay muchas formas de mejorar o mantener una buena salud emocional.

Seamos conscientes de nuestras emociones y reacciones. Observemos lo que nos pone tristes, nos frustra o enoja e intentemos abordar o cambiar esas cosas.

Expresemos los sentimientos de manera apropiada. Informemos a las personas cercanas cuando algo nos moleste. Mantener ocultos los sentimientos de tristeza o enojo aumenta el estrés, lo cual puede causar problemas en las relaciones y en el trabajo o la escuela.

Pensemos antes de actuar. Es importante darnos tiempo para pensar y estar tranquilo antes de decir o hacer algo de lo que podamos arrepentirnos.

Manejemos el estrés. Aprendamos métodos de relajación para lidiar con él. Estos podrían incluir respiración profunda, meditación y ejercicio.

Aspiremos al equilibrio. Encontremos un equilibrio saludable entre el trabajo y el juego, y entre la actividad y el descanso. Tomémonos tiempo para hacer las cosas que disfrutamos y así concentrarnos en las cosas positivas en la vida.

Cuidemos la salud física. Hagamos ejercicio regularmente, comamos comidas saludables y no olvidemos dormir lo suficiente. Es necesario evitar que la salud física afecte nuestra salud emocional.

Conectemos con otros. Hagamos una cita para almorzar o participemos de reuniones grupales. Necesitamos más conexiones positivas con otras personas.

Encontremos propósito y significado. Descubramos qué es importante para cada uno de nosotros en la vida y concentrémonos en eso. Podría tratarse del trabajo, la familia, una acción de voluntariado, cuidado u otra cosa, no importa qué. Dediquémosle tiempo a hacer lo que nos parezca significativo.

Es fundamental mantenerse positivo. Concentrarse en las cosas buenas de la vida. Perdonémonos por cometer errores y perdonemos a los demás. Sumemos más tiempo de calidad con personas sanas y positivas.

Aspectos a tener en cuenta 

Las personas que tienen buena salud emocional también pueden tener problemas emocionales o enfermedades mentales. La enfermedad mental a menudo tiene una causa física. Esto podría deberse a un desequilibrio químico en el cerebro. El estrés y los problemas con la familia, el trabajo o la escuela pueden desencadenar enfermedades mentales, o empeorarlas.

La terapia, los grupos de apoyo y los medicamentos pueden ayudar a las personas que tienen problemas emocionales o enfermedades mentales. Si tiene un problema emocional en curso, es fundamental hablarlo con tu médico. Él va a ayudarte a encontrar el tipo correcto de tratamiento.

Covid 19: la vacuna, ¿y después qué?

1 diciembre, 2020

Lo primero, es tener una vacuna… y la ciencia ha avanzado mucho en el modelo de una vacuna efectiva y eficiente, no solo en términos de producción de anticuerpos sino también en seguridad y en accesibilidad; es decir, en la capacidad de producir tantas dosis como para que todas las personas puedan vacunarse y producirse así un impacto epidemiológico significativo.

Lo segundo, es preguntarse a quiénes vacunamos primero. Es urgente definir cuáles son los estratos de la población que tienen mayor riesgo y organizar un dispositivo que contemple prioridades.

Así se podría vacunar en estratos de la sociedad a los más vulnerables si se tiene una colaboración internacional. No puede ser que un país quiera vacunar a toda su población y dejar a los países de al lado sin ninguna. Por eso es necesaria una cooperación intergubernamental y entre el sector público y privado.

Con estos planteos básicos resueltos se puede asegurar que los beneficios de la vacunación sean proteger a las personas, pero también desarrollar el concepto de derechos, accesibilidad y empatía, que necesitamos como sociedad reforzar permanentemente y que esta pandemia nos propone como ejercicio como seres sociales.

Hay un concepto importante que es el de “inmunidad de grupo”.

A pesar de que lo ideal sería vacunar a toda la población, existe un concepto llamado ‘inmunidad de grupo’. Este tipo de inmunidad se consigue cuando gran parte de la población recibe la vacuna y la transmisión del virus se ve interrumpida.

Así, las personas que no hubieran conseguido recibir la vacuna podrían protegerse en virtud de aquellas personas que sí lo están. Se estableció que, si llega a un porcentaje de vacunación de un 50 o 55%, dependiendo del virus, lo que se instala es la inmunidad de grupo, que nos protege a todos, aunque sólo un porcentaje esté vacunado.

Si logramos vacunar a la población ¿se termina la pandemia? El fin de la pandemia COVID 19 es un concepto que considero no oportuno de analizar en este momento. Mientras haya 1 caso positivo en una comunidad la pandemia no habrá finalizado ya que se convierte en reservorio para otras personas susceptibles de adquirir la infección porque no han sufrido la infección, no fueron vacunadas o perdieron sus anticuerpos. Aún si lográramos vacunar al número ideal de personas en nuestra comunidad la respuesta puede ser lenta y difícil de medir en eficacia por lo que, ante las cifras actuales para hablar de fin de pandemia hay que ser muy cautos. Claramente iniciemos el fin de esta pandemia con los cuidados estándares vacunándonos y vacunando a la población.

Sería bueno tener varias vacunas eficaces y con distintos perfiles, para evitar los cuellos de botella en la producción. Será esencial lograr una cantidad adecuada de dosis y un dispositivo de aplicación óptimo y adecuado a las características de la población destinataria.  Existe incertidumbre sobre si se producirá y cuándo vendrá la “segunda ola”. Es muy probable que ello ocurra y para mitigar miedos y evitar crecimiento de casos deseamos tener la vacuna lo antes posible, de manera accesible para todas y todos.

BOUCHET DIOSNEL 
MP 23798/6
INFECTOLOGO
CERRO PRIVADO

Aumentan las temperaturas: La importancia de una buena hidratación

4 noviembre, 2020

El agua es un elemento esencial para la vida. Se acerca el verano, y con los incrementos de temperatura, son mucho mayores las pérdidas intangibles de líquidos en nuestro cuerpo.  

La hidratación se define como el aporte de agua proveniente de alimentos y bebidas. Cuando este aporte es menor y/o las pérdidas son mayores, se produce una alteración del balance hídrico y como consecuencia sufrimos una deshidratación. Este déficit de agua corporal puede traer como consecuencia tensión baja, aumento de la temperatura corporal, confusión mental, dolor de cabeza, irritabilidad, mareos, y en casos graves insuficiencia renal y fallo multiorgánico. 

Los factores de riesgo que nos exponen al riesgo de deshidratación son variables, entre ellos se encuentran: exposiciones prolongadas al sol, actividad física durante horas de mayor temperatura ambiental, edad (habiendo mayor riesgo en ancianos, lactantes y niños). Además se encuentra comúnmente asociado a algunas enfermedades en las que se desatan cuadros que producen diarreas y vómitos, como las gastroenteritis. 

¿Cómo reconocer si alguien está deshidratado? 

En lactantes y niños hay que estar atentos a algunos de estos signos y, ante la menor duda, consultar con su pediatra inmediatamente: 

• Boca seca y labios secos.

• Ojos hundidos 

• Piel seca

• Disminución en la cantidad de orina.

• El pañal seco por mucho tiempo. 

• Llanto sin lágrimas

• Irritabilidad.

En adultos:

• Boca, labios y lengua seca.

• Piel seca.

• Confusión.

• Debilidad generalizada.

• Disminución en el ritmo y cantidad de orina. 

• Orina de color más intenso

• Golpe de calor.

Además de la deshidratación también es común observar, durante la temporada de verano, los conocidos golpes de calor que es una lesión súbita y grave producida como consecuencia de la exposición del cuerpo a altas temperaturas.

Los síntomas son: 

• Temperatura corporal elevada.

• Alteración del estado mental o del comportamiento. Éste puede provocar confusión, agitación, problemas de dicción, irritabilidad, delirio, convulsiones y coma.

• Alteración en la sudoración.

• Náuseas y vómitos. 

• Piel enrojecida.

• La respiración puede acelerarse y ser poco profunda.

• Aumento del pulso de manera considerable.

• Dolor de cabeza.

Ante cualquier a de estos síntomas consultar urgentemente a un médico. 

Algunas recomendaciones para evitar la deshidratación, principalmente en los meses venideros, son: 

• Beber entre dos y tres litros de agua al día. 

• Ingerir alimentos ricos en líquidos, como frutas, verduras, gelatinas, o infusiones. 

• Evitar el consumo de alcohol ya que estas bebidas producen un efecto contrario a la hidratación. 

• Aumentar la ingesta de líquidos durante las horas de mayor calor. 

• Hacer actividad física en las horas de menor temperatura como por ejemplo por la madrugada o por la noche.

• Ingerir líquidos durante el ejercicio, una buena opción serían las soluciones de rehidratación, para reponer fluidos y electrolitos.

Dr. Eduardo Felipe Berrios MP 33622

¿Qué es una buena alimentación? Cultivar, nutrir, preservar

30 septiembre, 2020

Una alimentación equilibrada sentará en los niños las bases de un crecimiento y desarrollo pleno. Cuerpo y mente lograrán las condiciones necesarias para desplegar todo su potencial.

Cada 16 de octubre celebramos el Día Mundial de la Alimentación, por eso te traemos algunos consejos para que todos los miembros de la familia recuerden que nuestras acciones de hoy, son nuestro futuro.

Recomendaciones para una Alimentación Saludable:

  • Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física.
  • Tomar a diario 8 vasos de agua segura.
  • Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.
  • Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.
  • Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados.
  • Al consumir carnes; quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado y huevo.
  • Consumir legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca.
  • Consumir aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas.
  • El consumo de bebidas alcohólicas debe ser responsable. Los niños, adolescentes y mujeres embarazadas no deben consumirlas. Evitarlas siempre al conducir.
  • Nunca saltarse el desayuno.
  • Comer cuatro veces al día: desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Lic. Gribaudo Luciana MP 2707

Muerte y veinte, suenan parecido

10 septiembre, 2020

Agradezco la invitación a escribir de parte de la Clínica de la Concepción.

La verdad es que no podemos dejar de hablar de esta pandemia. Estamos todo el tiempo hablando sobre el Coronavirus. Vivimos, trabajamos, estudiamos, amamos, nos divertimos, la vida misma está erigida sobre el virus. Todo sobre la pandemia, por encima de, a ver si logramos apoyarnos, hacer un poco de pie y entonces sentir que dominamos lo desconocido.

Ahora más que nunca el discurso de la salud cobra toda su relevancia, hay que cuidarse, hay que lavarse las manos, hay que tomar conciencia. Cada vez más conciencia. Pero los psicoanalistas creemos que eso no es lo más interesante.

Creo que estamos todavía transitando, todavía muy cerca de este accidente biológico, que nos ha distanciado notablemente, pero creo que hay una vía para acercarse subjetivamente. Cierto es que aún no conviene sacar conclusiones, pero un análisis siempre es un espacio para conocer qué me acompaña en la vida. Creo que este es el momento más oportuno para que cada quien invente la manera de aliarse con lo más enemigo, lo más extranjero, lo más viral que le habita.

A veces esa parte enemiga nos autodestruye, porque la felicidad no está programada en la vida anímica. Hay una satisfacción de otra índole, que Freud descubre exactamente hace un siglo, año 1920 y en un contexto de guerra, miren qué vigencia tiene esto hoy, también hoy transitando como si fuera una guerra y también en un año 20. Es ahí, en 1920, cuando Freud descubre la pulsión de muerte. Ciertamente veinte y muerte suenan parecido.

¿Qué significa esto? Que a pesar de los esfuerzos de conciencia y de la razón, una satisfacción en buscar agredirse y agredir a otro es inherente al ser humano, que marca un punto de imposible en la vida gobernada por el principio de placer. No todo placer. El ser humano a veces hace cosas indeseadas, a veces dice lo que no tenía que decir, sigue comiendo cuando está saciado, sigue pidiendo lo que no es. Todo eso a veces lo lleva al riesgo y, en el peor de los casos, a la sobredosis.

El psicoanalista se ofrece para dar tratamiento a esa pulsión de autodestrucción que acecha al ser humano. Esta pandemia ha despertado esa pulsión, porque ha destruido el equilibrio y eso conmociona el arreglo con el que cada sujeto ha podido funcionar con su síntoma. La cuestión tiene que rearmarse. Se trata de un momento justo para que los pacientes vengan a saber qué es lo que los lleva de las narices. Y el psicoanálisis puede tener un papel importante en ese reordenamiento.

Por Lic. Marco Máximo Balzarini 
Psicoanalista practicante de la orientación lacaniana

¿Por qué analizarse hoy?

En momentos de tanta vivencia amenazante, donde hay que salir a la calle con barbijo, alcohol en gel en todos lados, con el virus biológico no se sabe a dónde, una época de tanta protección, de tanto blindaje, podría ser oportuno descubrir en qué parte esa protección está agujereada, y en eso el psicoanálisis puede tener un papel importante. Para todos el barbijo, para todos las órdenes que regulen la sociedad, pero a cada uno cómo impacta en el cuerpo esa norma, cómo a cada uno le impacta el uso del barbijo, ahí el psicoanálisis puede tener lugar.

La época del éxito empuja a gozar. Hoy hay que ser feliz, un imperativo de goce, gozar al máximo no sólo se vende como algo posible, sino más que eso, ser feliz se vende como obligación. Al no haber prohibición hay exceso a gozar, pues el goce por delante de todo. No se entrega goce, más bien se busca recuperar con objetos, vivimos bajo la tiranía del objeto, objetos que nos convierten cada vez en un poco más autistas. Están a la altura de lo que el mercado necesita. Parece que no podemos permitirnos la libertad, y el psicoanálisis empieza por defender la libertad.

El ser hablante se caracteriza por un no saber hacer con su deseo. Y en estos tiempos se vive mejor preparado para la desdicha que para el progreso. La fuerza ahorca, se trata de una elección forzada por el síntoma. Ahí se acude al analista, que no es una terapéutica más. Es una praxis que permite a un sujeto encontrar el camino del propio deseo, modificando la relación con aquello que lo autodestruye y sabiendo sobre eso que permanecerá incurable, pero ya no abarrotado en nubes apretadas donde solo podía hacer síntoma.

El psicoanálisis como tal, su práctica, lleva a que ese sujeto pueda encontrar sus modos de dicha, sus modos de encuentro con alguna dimensión de felicidad, a su modo, de acuerdo a su más absoluta singularidad. No hay una fórmula para todos, no existe, es caso por caso. Lo que a alguien le satisface no satisface a otro. No hay una satisfacción que valga para todos, salvo cuando se producen los fenómenos de masa, ante los cuales el psicoanálisis se pone de frente. Lo que nos hace psicoanalistas es un privilegio que mantenemos: el de no saber a priori qué le conviene a un sujeto, el de habernos desembarazado de todo juicio previo.

Por Lic. Marco Máximo Balzarini 
Psicoanalista practicante de la orientación lacaniana

NOBIS © 2019 Todos los derechos reservados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplica la política de privacidad y términos de servicio de Google.

25Watts